Información Opinión Toda la información del deporte Suplementos Servicios Ocio Ver todos los especiales Clasificados Shopping EL PAÍS Blogs/Participacion EL PAÍS
 Lunes 05.04.2010, 11:22 hs l Montevideo, Uruguay
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 1 votos
Comentarios: 0  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |

Economía y Mercado


MICROFINANZAS | Su rentabilidad como actividad bancaria regulada no puede ponerse en duda en ningún lugar del mundo

La competencia es fundamental para bajar las tasas de los microcréditos

No se conceden préstamos a las personas de bajos ingresos que carecen de emprendimientos o son incapaces de manejarlos

JORGE REBELLA

El mayor logro de las microfinanzas es haber demostrado que tienen como mayor atractivo comercial servir las necesidades de los pobres más que las necesidades de los ricos, afirmó el empresario Michael Chu, que a la vez es co-director académico del programa ejecutivo de Harvard Business School en Liderazgo Estratégico para las Microfinanzas. En diálogo con ECONOMIA & MERCADO el entrevistado, que vivió muchos años en Uruguay, explicó el potencial inmenso de los microcréditos en términos de desarrollo económico y humano. A continuación un resumen de la entrevista.

-Ud. trabajó en Wall Street y ha sido directivo de grandes empresas. ¿Qué razones determinaron que se dedicara a crear y asesorar bancos especializados en microfinanzas?

-Comencé a interiorizarme en el tema de las microfinanzas cuando fui invitado a integrar el directorio de ACCION International, una organización pionera y líder en esta área, que desembolsó su primer préstamo en Recife (Brasil) en 1973, o sea tres años antes que el economista Muhammad Yunus organizara el Grameen Bank en Bangladesh. A mediados de la década del ochenta las ONG creadas en América Latina con el apoyo de ACCION habían cruzado el punto de equilibrio financiero. Comprendí entonces que los microcréditos eran unas de las pocas respuestas efectivas para luchar contra la pobreza. Tanto me atrajo esa idea que me retiré de Wall Street para pasar a formar parte del personal y luego ser presidente ejecutivo de esa organización no gubernamental, lo que me llevó a participar en la creación de bancos de microfinanzas en varios países latinoamericanos.

-En la década del noventa Ud. fue co-fundador del Banco Compartamos en México basado en el otorgamiento de microcréditos a los sectores de la población de menores ingresos. ¿Cómo nació esa institución financiera?

-Las actividades microfinancieras, que serían luego la base del banco, tienen su origen en 1990 en una ONG social del mismo nombre que operaba -y continúa operando- en las dos zonas más pobres de México, Chiapas y Oaxaca. Un grupo de universitarios que trabajaban en esa organización lanzaron un programa de microcréditos y a mediados de esa década ya habían conseguido decenas de miles de clientes. Convencidos de la prédica de ACCION International que cualquier entidad financiera para llegar a funcionar a gran escala debía estar regulada por las autoridades bancarias oficiales, gestionaron y obtuvieron en 2000 una licencia de compañía financiera de objetivo limitado para operar en microcréditos en el mercado mexicano, con un capital inicial de US$ 6 millones. Seis años más tarde, en 2006, le fue otorgada al Banco Compartamos la licencia de banca universal, es decir una autorización para funcionar como cualquier banco tradicional con la sola diferencia de que todos los usuarios están en la franja de bajos ingresos. Al año siguiente, tenía 660.000 clientes activos. Hoy su clientela es de un millón y medio de personas.

-¿Cómo ha evolucionado el Banco Compartamos desde que obtuvo una licencia financiera?

-Durante varios años, la institución tuvo una tasa de crecimiento del orden del 50%, con un retorno sobre su patrimonio de alrededor del 50%. Si se lo compara con la banca tradicional latinoamericana, su performance es por lejos muy superior. En abril de 2007 emitió por primera vez acciones en la Bolsa de Valores de México, una de las más grandes de América Latina, que tuvieron una gran demanda no sólo a nivel local, sino también en Estados Unidos y Europa. A esa fecha el valor del paquete accionario del Banco Compartamos era de US$ 1.530 millones y hoy está en torno a los US$ 2.000 millones. Se ha convertido en una entidad tan relevante que la Bolsa de Valores de México incorporó la cotización de las acciones de Compartamos a su propio índice bursátil. A pesar de estas cifras astronómicas, el monto de su préstamo promedio sigue estando por debajo de los US$ 400.

Experiencias

-Llaman la atención los resultados financieros del Banco Compartamos porque suele decirse que el negocio de los pequeños préstamos no es rentable para los bancos comerciales. ¿Cómo puede explicar esa diferencia entre el dicho y el hecho?

-El éxito del Banco Compartamos no es un caso único. También he estado involucrado con Banco Solidario de Bolivia, llamado popularmente BancoSol, que ha demostrado desde su fundación en 1992 ser unas de las instituciones bancarias más rentables y solventes del país del Altiplano.

Asimismo, he participado en la creación de Mibanco, el primer banco privado comercial especializado en microfinanzas de Perú, que lidera la banca local en términos de rentabilidad y solvencia. Fundado en 1998 continúa creciendo a un gran ritmo, habiendo alcanzado retornos sobre su patrimonio en torno al 35%. Hace diez años, además de unas Cajas Municipales que operaban en el interior de ese país, era la única institución del sistema bancario peruano dedicado a los pobres. Hoy, de las 55 instituciones bancarias reguladas por la Superintendencia de Bancos del Perú, hay 44 entidades participando en el sector de las microfinanzas. En resumen, la rentabilidad de las microfinanzas como actividad bancaria regulada no puede ponerse en duda en Latinoamérica ni en otras regiones del mundo.

-Cuando las instituciones financieras con fines comerciales comienzan a competir en el negocio de los microcréditos, ¿se nota una tendencia alcista en la fijación de las tasas de interés?

-El hecho de que sean instituciones con fines o sin fines de lucro no es lo que define el nivel de las tasas de interés. En Bolivia, por ejemplo, funcionan cuatro instituciones de excelencia internacional en microfinanzas que dan servicios a gente que hace veinte años era totalmente ignorada por la banca. Hoy la tasa de interés de los microcréditos bolivianos es de 22% anual, la más baja para las personas de escasos recursos en toda América Latina, gracias a la competencia que existe en ese país.

-¿No se corre el riesgo que al prosperar las instituciones dedicadas a las microfinanzas abandonen sus servicios a los sectores de bajos ingresos y empiecen a operar con clientes de mayor capacidad económica?

-Ese razonamiento es erróneo. Sería como preocuparse que un día McDonald`s empiece a incursionar en la alta cocina francesa, cuando su fuerte es la comida rápida. La fortaleza de las instituciones de microfinanzas está en su especialización, su infraestructura y sus oficiales de crédito idóneos para atender al público objetivo, y no en dar préstamos a las grandes industrias ni a los hacendados pudientes. Además, los bancos dedicados a las microfinanzas están demostrando por toda América Latina que están teniendo resultados muy superiores a los de la banca tradicional y, por lo tanto, no tiene mucho sentido que vayan a abandonar su segmento. Justamente, el mayor logro de las microfinanzas es que han demostrado que tienen mayor atractivo comercial para servir las necesidades de los pobres más que las necesidades de los ricos.

Banca comercial

-¿Cómo se explica que los grandes bancos comerciales no hayan ingresado con fuerza en el sector de las microfinanzas?

-Es explicable, primero, porque se requieren operadores capaces de trabajar con este tipo de clientes. Segundo, las instituciones bancarias especializadas en microfinanzas tuvieron una trayectoria previa en el sector, mientras que la banca tradicional tiene que adquirir un nuevo know-how para ser rentable porque las microfinanzas funcionan en forma muy diferente a la banca tradicional. Por ejemplo, un oficial de microcréditos no espera al cliente sentado en su escritorio, sino que tiene que embarrarse los zapados saliendo a la calle a buscar clientes de pequeños préstamos.

-Cuando las instituciones con fines comerciales dedicadas a las microfinanzas acepten el ingreso de capitales del exterior, ¿no tienden esos inversores extranjeros a exigir utilidades en divisas fuertes pese a que este tipo de créditos se conceden en monedas locales?

-En primer lugar, hay que diferenciar a los inversores extranjeros. Si el capital del exterior está comprando acciones, el inversor se convierte en accionista de la empresa; por consiguiente, asume el riesgo de los demás propietarios y sólo va a obtener dividendos si el banco es rentable. Es diferente cuando el capital proveniente del exterior viene en la forma de deuda. Entonces, se da la pregunta clásica de cualquier tesorería: ¿debe fondearse con moneda nacional o en dólares? Como es sabido, los créditos en divisas fuertes suponen intereses más bajos, pero se corre el riesgo cambiario de una eventual devaluación que aumente significativamente la deuda en moneda local. Por lo tanto, un buen tesorero balancea su fondeo entre moneda local con tasas más altas y deuda del extranjero con riesgo cambiario para lograr el costo financiero más bajo.

Beneficiarios

-¿No generan los bancos de microcréditos un sobreendeudamiento de los pobres?

-Esa crítica es muy acertada si es dirigida a las organizaciones que no saben desplegar el microcrédito y causan que gente muy humilde quede sobreendeudada, lo cual a la larga daña mucho a toda la sociedad. Las buenas instituciones de microfinanzas saben desde el inicio prestarle sólo a quienes con el préstamo pueden aumentar sus activos. No les conceden microcréditos a las personas de bajos ingresos sin emprendimientos o incapaces de manejarlos. Si ya es doloroso ser pobre, peor aún es ser pobre y cargado de deudas.

-Entonces, ¿quiénes califican para los microcréditos?

-Aquellos que pueden hacer crecer su negocio a través del microcrédito, por ejemplo, una señora que tiene un puesto en una feria con poca variedad de mercaderías y con un pequeño préstamo duplica su oferta de productos, con lo cual atrae más clientes y aumenta sus utilidades, suficientes para saldar su deuda e invertir en el crecimiento de su negocio.

Riesgos

-A medida que las instituciones dedicadas a los microcréditos van captando una vasta clientela, ¿no suele suceder que los gobiernos locales fijen topes a las tasas de interés de ese tipo de préstamos por razones demagógicas?

-Siempre hay riesgo político cuando uno presta a los sectores de bajos ingresos porque se está tratando con la mayoría de la población. A veces por motivaciones positivas los gobiernos sienten que tienen que intervenir para velar por el bien de los ciudadanos y protegerlos del abuso. Otras veces, la intervención se debe a motivaciones perversas, y representa la demagogia de tratar de obtener la adhesión política de la clientela de los microcréditos, que representa al grueso de los votantes.

-¿Qué ha sucedido con la regulación de las microfinanzas en América Latina?

-En la región, los gobiernos de Colombia y Chile -y, en el pasado, México- fijan un techo para las tasas de interés de los préstamos concedidos a personas de bajos ingresos. Lo que se logra es que las instituciones de microfinanzas se retraigan de otorgar créditos a los más pobres, obligándolos a préstamos iniciales más altos porque son los únicos rentables con esas tasas. En cambio, las grandes instituciones de microfinanzas que están creciendo rápidamente y penetrando las "villas miseria" de América Latina, son las que operan bajo marcos regulatorios en los cuales la tasa es determinada por el mercado a la vez que promueven la competencia intensa en un ámbito donde existe la libre entrada y salida de rivales.

La buena regulación se concentra en temas prudenciales, asegurando que este tipo de bancos estén bien capitalizados y tengan un buen manejo y transparencia en su gestión. Para que las microfinanzas funcionen en beneficio de la sociedad, se requiere atraer una cantidad considerable de competidores para asegurar que el resultado sea tasas más baratas y servicios más eficientes para la gente de bajos ingresos que necesita capital.

Impacto social y alto retorno del fondo Ignia

-Hace dos años Ud. inició un fondo de capital de riesgo llamado Ignia, cuyas oficinas están en México D.F., enfocado a toda América Latina, inspirado en la experiencia de microfinanzas. ¿Qué tipo de transformación social se propone alcanzar esta organización?

-Este fondo que iniciamos con Álvaro Rodríguez, también graduado de Harvard Business School, tiene como objetivo invertir en actividades comerciales dedicadas a la base de la pirámide socioeconómica, tales como educación, salud, vivienda, servicios básicos tales como electricidad y agua corriente, y cadenas de valor que integren a los sectores de bajos ingresos como agentes productivos. Al mismo tiempo, buscamos generar un alto retorno a los inversores que aporten capital al fondo Ignia. Tanto mi socio como yo, que hemos participado en la creación de microfinanzas comerciales en las últimas dos décadas, consideramos que el impacto social está absolutamente ligado al éxito comercial ya que es la única manera de tener un alcance masivo, imprescindible para reducir la pobreza que es la condición en que viven 4.000 de los 6.000 millones de habitantes del planeta. Ignia desplegará US$ 75 millones de capital de riesgo más una línea de crédito del BID de US$ 25 millones en cinco años, empezando en 2008. Aprobamos sólo proyectos con un retorno proyectado de 25%-30%. Ya hemos realizado cuatro inversiones con un quinto proyecto en curso.

El objetivo a largo plazo de las microfinanzas apunta a abatir la pobreza

-¿A qué objetivos apuntan las microfinanzas?

-La meta inmediata es permitir el acceso de la población de bajos ingresos a todo tipo de servicios financieros. Tradicionalmente, las microfinanzas se asocian con el otorgamiento de créditos, pero también incluyen la movilización del ahorro de los pobres, seguros de vida, envío de remesas, etc. El objetivo a largo plazo y que más nos interesa es abatir la pobreza.

-Sin embargo, algunos críticos del microfinanciamiento señalan que el endeudamiento masivo de la población más pobre por el que apuestan algunas instituciones dedicadas al microcrédito, no puede presentarse como la solución a los problemas de la pobreza...

-Nadie que haya estado realmente involucrado en las microfinanzas afirma que ellas por sí solas pueden terminar con la pobreza. Pero sí creo firmemente que estos servicios financieros son parte de un conjunto de actividades que tienen un enorme impacto sobre el futuro de los pobres, como el acceso a la atención médica, la educación, la vivienda y los servicios básicos.

-¿Se ha podido medir la eficacia del microfinanciamiento en la reducción de la pobreza?

-Esta pregunta tiene plena actualidad en el debate académico. Varios estudios recientes sobre este tema exhiben resultados dispares. Cabe señalar que hace unos años el Banco Mundial estimó que había unas 10.000-12.000 instituciones que, directa o indirectamente, estaban involucradas en microfinanzas. La inmensa mayoría de ellas son ONG muy pequeñas con una importancia marginal y, si no fuera por el apoyo que reciben de fondos filantrópicos, ya habrían cesado de operar. En realidad, de esas miles de instituciones sólo un centenar, que funcionan en su mayoría como empresas comerciales privadas y reguladas, tienen el grueso de los clientes y la cartera de las microfinanzas, siendo las que contribuyen significativamente a vencer la pobreza. En síntesis, para medir la eficacia del microfinanciamiento habría que estudiar la labor de estas instituciones líderes y no las marginales, como ha sido el caso hasta ahora.

-¿Qué rol juega el microcrédito en el desarrollo económico de un país?

-Si hablamos de los países en vías de desarrollo, que representan el 80% de la población mundial, las tres cuartas partes de sus habitantes componen los sectores de bajos ingresos. Como no hay desarrollo sin acceso a las finanzas, estamos hablando de desencadenar el potencial de la gran mayoría de la humanidad.

Ficha técnica

Michael Chu, nacido en China, creció en Uruguay y reside en Estados Unidos. Se graduó en la Universidad de Dartmouth y obtuvo un MBA en Harvard Business School. A partir de 2003 dicta clases en esta casa de estudios enfocándose en la intersección del sector empresarial y los sectores de bajos ingresos, utilizando mecanismos de mercado para crear rentabilidad económica y valor social. Además es co-director académico del programa ejecutivo de Harvard Business School en Liderazgo Estratégico para las Microfinanzas.

etiquetasEtiquetas: apertura - contenido - actividad - microfinanzas - apuntan - 
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 1 votos
Comentarios: 0  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
  • Comparte
  • Corrige y Comenta
  • Participa
  • Procesando.. Procesando..
     Comentar la noticia Escribe tu comentario
    Usuario:Solo usuarios registrados pueden comentar y/o denunciar.
    Mantenga y vigile el nivel de debate y recuerde que nuestras Normas de Participación implican obligaciones y responsabilidades.
    Contraseña:
     l enviar lRegistrarse | Olvidé mi contraseña
     
    Escribe tu comentario
    Si usted considera que se ha incurrido agravios o no se respeta el reglamento de esta sección, puede DENUNCIAR al autor.
    En ese caso, automáticamente ese mensaje desaparece y es enviado al correo del Administrador de Foros/Comentarios. El Administrador puede avalar su decisión o discrepar con ella, en cuyo caso el mensaje es restituido.
    Se advierte que la reiteración de violaciones al reglamento, tanto como la reiteración de Denuncias injustificadas, pueden determinar que el usuario sea borrado del registro, perdiendo sus privilegios por seis meses. El País Digital se reserva el derecho de editar los mensajes que usted envíe a los efectos de su mejor comprensión por otros usuarios.
    Seudonimo: Modificar seudonimoclick para refrescar su seudonimo
    Comentario:
    Maximo caractéres: 600 ( restan:
    600
    )
    Registrarse | Olvidé mi contraseña | Cargar Foto
    Noticias en portada
    Microfinanzas apuntan a reducir la pobreza
    :: Economía y Mercado ::
    Microfinanzas apuntan a reducir la pobreza
    Michael Chu, co-director académico del programa ejecutivo de Harvard Business School en Liderazgo Estratégico para las Microfinanzas, opina que es imperioso permitir el acceso de la población de bajos ingresos a todo tipo de ..
    Una inversión para las reservas
    :: Economía y Mercado ::
    Una inversión para las reservas
    La decisión del gobierno argentino de emplear reservas internacionales de su autoridad monetaria para cumplir con obligaciones financieras del Gobierno Central y financiar crecientes gastos levantó gran oposición.
    Los temas macro del primer año
    :: Economía y Mercado ::
    Los temas macro del primer año
    Es poco lo que puede hacer un gobierno en su primer año en funciones y en el campo macro, porque el principal instrumento del que habitualmente dispone, la política fiscal, en su mayor parte viene dada desde el gobierno anterior.
    Contabilizando las pérdidas
    :: Economía y Mercado ::
    Contabilizando las pérdidas
    Aún continúa el recuento de los daños, en pérdidas de vidas y destrucción de bienes, ocasionados por el terremoto de 8,8 grados en la escala Richter, el tsunami subsiguiente y tres fuertes réplicas que devastaron Santiago y la ..
    Se gesta una batalla contra el Estado
    :: Economía y Mercado ::
    Se gesta una batalla contra el Estado
    Luego de la elección del Senado en Massachusetts, el foco de atención fue el impacto político para Barack Obama. Sin embargo el resultado podría ser recordado como un gruñido de hostilidad al creciente poder del Estado, o sea ..
    Divergencias acerca de la pobreza
    :: Economía y Mercado ::
    Divergencias acerca de la pobreza
    Hace tiempo que los economistas buscan medidas del crecimiento y el bienestar mejores que el PIB. Para muchos, se requieren nuevas formas de calcular la sostenibilidad económica, ambiental y social.
    Las lecciones de la crisis griega
    :: Economía y Mercado ::
    Las lecciones de la crisis griega
    El devenir de esos acontecimientos es un laboratorio único para extraer lecciones sobre el comportamiento y los desafíos de las uniones monetarias, cuando en ellas imperan liderazgos o no hay reglas preestablecidas de cómo ..
    El Estado, policía de suelos
    :: Economía y Mercado ::
    El Estado, policía de suelos
    Ya en la administración anterior, y contaminadas con consideraciones políticas que nada tienen que ver con el suelo, se difundieron algunas ideas y prácticas acerca de su conservación, que contenían agravios que finalmente no ..
    Depósitos riesgosamente indistintos
    :: Economía y Mercado ::
    Depósitos riesgosamente indistintos
    Los depósitos de dinero (en la modalidad plazo fijo, cuenta corriente o caja de ahorros) pueden efectuarse a nombre de una sola persona o de varias (depósito pluripersonal o colectivo).